La audiología infantil es el campo de acción que se encarga de la exploración en la audición, tanto en niños como en bebés. Son precisamente los factores de exploración y los métodos de diagnóstico los que diferencian a esta rama de la audiología realizada en adultos.

 

Las pruebas de audición para niños y bebés

 

En realidad, las pruebas de audición para niños y bebés son muy variadas. Cómo y cuándo se deben realizar estas pruebas de audición a los niños depende de varios factores. Entre ellos, habría que citar fundamentalmente la predisposición genética para padecer una discapacidad auditiva o la exposición del niño a ciertos factores de riesgo.

En la actualidad, existen programas para detectar la pérdida de audición desde el nacimiento. Además, se puede llevar a cabo la detección precoz de problemas auditivos en los niños recién nacidos y, hace apenas un año, se comenzaron a desarrollar completos estudios para detectar problemas auditivos en los fetos durante el embarazo. Todas estas exploraciones nos permiten comprobar si el niño presenta síntomas de hipoacusia.

 

Principales métodos de diagnóstico en audiología infantil

 

Los métodos de diagnóstico generales dependen de la edad de cada niño. Las distintas fases de crecimiento infantil requerirán de una serie de pruebas:

  • Primeros 6 meses (pasadas las 2 primeras semanas): se estudian los arcos reflejos ante un estímulo (movimiento de los párpados, alguna parte del cerebro, etc…).
  • Desde los 6 meses hasta los 2 años y medio: se realizan pruebas de audición frente a estímulos sonoros (se juega con el niño y se le presenta un sonido a ver si lo escucha y hace un giro para buscar el origen de dicho sonido).
  • Desde los 2 años y medio hasta los 5: son pruebas de exploración durante el juego (ante un estímulo sonoro, el niño puede introducir una pelota en un cubo o hacer otra acción indicada), y también se incluyen pruebas verbales (responder a diferentes palabras).
  • A partir de los 5-6 años: se realizan audiometrías en varias sesiones, similares a las de los adultos.

Estos métodos de diagnóstico determinarán si el niño tiene algún problema de audición. En caso de ser así, lo ideal es colocar un audífono cuanto antes para ayudar a una mejor adaptación. Todo esto, siempre y cuando no sea posible atajar el problema con alguna intervención quirúrgica u otro tipo de solución.

Lo cierto es que la detección temprana de problemas auditivos en los niños resulta un aspecto fundamental para evitar complicaciones futuras. Su salud auditiva influirá en su capacidad de aprender, integrarse en la sociedad y comunicarse. Cuanto más precoz sea la detección del problema y su tratamiento, mejor será el pronóstico obtenido.

Resuelve esas dudas que aparecen cuando uno tiene pérdida de audición o un familiar que la padece: ¿Que es lo que tengo? ¿Es grave? ¿Tiene solución?
Estaremos encantados de contestar y asesorar sobre todas las dudas que puedan tener, sólo rellene el siguiente formulario:

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Teléfono (requerido)

Tu Mensaje

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR