¿Todo el dolor de oído está relacionado directamente con un problema auditivo? o ¿también con enfermedades de este órgano? son preguntas frecuentes en todas las consultas de otorrinolaringólogos. Sin embargo, por muy increíble que parezca, existen multitud de razones que explican que pueda sentirse un fuerte dolor en la zona del oído, sin que a este le ocurra nada malo. De hecho, la forma en la que se aprietan los dientes o temporadas prolongadas de ansiedad y estrés, también pueden estar detrás del dolor en el oído.

Todos los componentes del cuerpo humano están conectados. Por eso, del mismo modo que, a veces, una mala digestión puede producir contracturas en la espalda, un dolor de oído puede ser la única manera que encuentra el organismo de avisar de que algo no funciona bien. De todas formas, tanto si el origen del dolor reside en una anomalía a tratar en el oído como si se debe a otras causas, es importante conocer cuántas enfermedades pueden estar implicadas para reducir el pánico durante el tiempo de espera antes de tener un diagnóstico.

 

¿Qué puede provocar dolor de oído sin estar relacionado con este órgano?

 

Como aparece brevemente apuntado al inicio, cuando una persona siente dolor de oído, la razón del mismo puede ser ajena al oído y residir en las siguientes situaciones:

  • El paciente se ve sometido a un fuerte estrés. Una de las maneras que tiene el cuerpo humano de hacerle frente es mediante la ansiedad. Esta puede tomar diversas formas que, en el caso de percibirse en el oído, son zumbido, mareos y dolor, los mismos síntomas de la otitis media o la Enfermedad de Ménière.
  • Relacionada con el punto anterior, la ansiedad puede provocar que el sujeto que la padece apriete inconscientemente y de manera intensa la mandíbula. Este acto reflejo, también denominado bruxismo, lesiona los huesos de la boca. La articulación temporomandibular está situada muy cerca del conducto auditivo externo. Por tanto, a veces, el dolor en esa zona se confunde con dolor de oído porque parece que procede de allí.
  • La menstruación. Muchas mujeres sufren un intenso malestar durante los días del período, que llega hasta la cabeza y los oídos. Si esos dolores sólo se dan durante la menstruación, se puede afirmar, con toda seguridad, que no le ocurre nada malo a los oídos de esas mujeres..

 

Cómo detectar que el dolor de oído tiene asociada alguna patología auditiva

 

Tal y como ya ha sido descrito en el apartado anterior, una de las causas ajenas al oído que produce dolor en esa zona es la ansiedad, patología que viene acompañada de zumbidos y mareos. Al coincidir estos síntomas con los de, por ejemplo, la otitis media, para diferenciarlos de las somatizaciones, el paciente debe estar atento a otras señales que inclinan la balanza hacia las enfermedades físicas, como:

  • Sensación de presión en el oído medio.
  • Secreción de líquidos.
  • Disminución o pérdida repentina de la audición.
  • Frecuencia en la que sufre otitis y catarros.

A pesar de todo lo afirmado en este artículo, la idea más importante que debe prevalecer es que si una persona comienza a padecer dolor en el oído, lo mejor que puede hacer, antes de preocuparse sobre las posibles enfermedades que tenga asociadas, es acudir a un especialista en la materia para que le realice los estudios pertinentes.

Resuelve esas dudas que aparecen cuando uno tiene pérdida de audición o un familiar que la padece: ¿Que es lo que tengo? ¿Es grave? ¿Tiene solución?
Estaremos encantados de contestar y asesorar sobre todas las dudas que puedan tener, sólo rellene el siguiente formulario:

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Teléfono (requerido)

Tu Mensaje

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR